Galerías

Top 10: Inyección directa

Independientemente de si se trata de un motor naftero o diésel, se dice que el sistema de inyección es directa cuando el combustible se introduce directamente en la cámara de combustión, en lugar de llegar al múltiple de admisión para ser distribuido a cada cilindro. Esta cabeza suele tener la superficie con una forma que favorece la turbulencia de los gases y mejora así la combustión. Esto permite un mayor rango de compresión y una mayor eficiencia en el uso del combustible lo cual deriva en un mejor desempeño. Este desarrollo está íntimamente ligado al uso de turbos y compresores, aunque cada vez lo vemos más en motores naturalmente aspirados ya que de esta forma se desperdicia menos combustible.