Galerías

Toyota Corolla 4ª generación (1979-1983)

En 1979, tras atravesar otra crisis del petróleo, la economía japonesa encontró la senda de la recuperación. Con ese renovado optimismo, la cuarta generación del Corolla saltó a la escena mundial. Se había replanteado como vehículo familiar lujoso pero económico, con unas prestaciones superiores que satisfacían las diversas necesidades de los usuarios. En un contexto en que la aerodinámica desempeñaba un papel más importante en el diseño de vehículos, el nuevo Corolla se ajustó durante más de 400 horas en el túnel aerodinámico. Para evitar romper radicalmente con un diseño y una concepción que contaba con una afición cada vez más fiel, el Corolla evolucionó dentro de la continuidad. Abajo de la carrocería, mejoraba el confort con una nueva suspensión helicoidal de cuatro brazos y, para satisfacer las presiones medioambientales, se introdujo un nuevo motor diésel de 1.8 litros.